Viajar a las Islas Canarias a observar aves

Hace algún tiempo escribí este texto para el blog de Birding Canarias, tras haberlo leído de nuevo, lo he actualizado y comparto con ustedes aquí,  con el objeto de animarles a viajar hasta las islas Canarias y descubrir las aves que las pueblan.

Normalmente cuando nos hablan de las islas Canarias, solemos pensar en un destino turístico de masas, de sol y playa, donde predominan las grandes urbanizaciones, con numerosas piscinas, puertos deportivos y campos de golf. Desgraciadamente este pensamiento se asemeja mucho a la realidad de algunas zonas del Archipiélago, pero tras este escenario montado para satisfacer al turista convencional, se esconde una de las zonas más ricas del planeta en cuanto a biodiversidad endémica se refiere.

El origen volcánico montañoso de Canarias, con alturas superiores a los 3.000 metros; la influencia de la corrientes marinas frías de las Canarias; los vientos alisios húmedos, originados por el anticiclón de las Azores; la cercanía al continente africano y otra serie de parámetros ambientales adicionales, han favorecido que las islas posean una rica y variada diversidad de climas y ambientes, que con el paso del tiempo distintas especies de flora y fauna, han ido colonizando, y en la que han ido evolucionando, aislándose y diferenciándose de sus ancestros continentales, creando nuevas formas de vida entre las que destacan siete especies de aves exclusivas, como son la paloma rabiche (Columba junoniae), la paloma turqué (Columba bolli), el pinzón azul de Tenerife (Fringilla teydea), Pinzón azul de Gran Canaria (Fringilla polatzeki) mosquitero canario (Phylloscopus canariensis), reyezuelo de Tenerife (Regulus teneriffae) y la tarabilla canaria (Saxicola dacotiae).

Pinzón azul de Tenerife en el Parque Natural de la Corona Forestal de Tenerife.

Desde las arenas del desierto a los bosques nubosos

Las zonas costeras de las isla albergan a gran diversidad de aves marinas, algunas de ellas con reducidas poblaciones a nivel europeo. La navegación entre islas durante los meses estivales o la observación con telescopio desde cabos o salientes costeros nos puede dar gratas sorpresas en forma de pardelas cenicientas (Calonectris diomedea borealis), pardelas macaronesicas (Puffinus baroli) y pardelas pichonetas (Puffinus puffinus). Además de petreles de Bulwer (Bulweria bulwerii) y varias especies de paiños, como el de Madeira (Oceanodroma castro), paiño común (Hydrobates pelagicus) o el escaso paiño pechialbo (Pelagodroma marina), que tan sólo se reproduce en los islotes del norte de Lanzarote.

En los últimos años con el calentamiento y tropicalización de los ambientes marinos de las islas han comenzado a observarse con frecuencia algunas especies de aves de aguas tropicales entre ellas, el rabijunco etéreo (Phaethon aetereus), que recientemente ha comenzado a reproducirse en la isla de El Hierro.

En las zonas bajas de las islas podemos encontrarnos ambientes semidesérticos, especialmente en Lanzarote, Fuerteventura y las vertiente sur de Tenerife y Gran Canaria, formados por amplios llanos pedregosos o arenosos, con escasa vegetación, bajas precipitaciones y un alto grado de insolación; son el hábitat de hubaras (Chalmidotys undulada), corredores (Cursorius cursor), camachuelos trompeteros (Bucanethes githagineus) y alcaravanes (Burhinus oedicnemus). Las mejores zonas para observar estas aves miméticas son los llanos de Tindaya y el Jable de Jandia en Fuerteventura, y los Llanos de Famara en Lanzarote.

Hubara canaria en los llanos de Fámara en la isla de Fuerteventura, una de las especies más raras y escasas de España.

Barrancos de mediano y gran tamaño han ido modelando la orografía de las islas, estos lugares son poblados por algunas especies de gran interés para el observador de aves. Así, los barrancos de La Torre y Río Cabras en Fuerteventura son idóneos para la observación del tarro canelo (Tadorna ferruginea) y la tórtola senegalesa (Streptopelia senegalensis), además de la rara tarabilla canaria, endemismo exclusivo de Fuerteventura. El barranco de Tabayesco, en Lanzarote da refugio entre los cultivos cercanos, a algunas de las escasas parejas de la subespecie de herrerillo de las islas orientales (Cyanistes teneriffae degener) o los barrancos del macizo de Teno en Tenerife, que albergan en sus grandes paredes de roca a varias parejas de halcón tagarote (Falco peregrinoides), variedad norteafricana del halcón peregrino (Falco peregrinus), que se extiende desde Pakistán hasta Canarias.

Bisbita caminero, una de las aves más comunes de Canarias. Una especie endémicas de las islas Macaronesicas, presente en Madeira, Islas Salvajes y Canarias.

Las zonas medias de las islas fueron pobladas en el pasado por densos bosques de dragos (Draceena draco), palmeras canarias (Phoenix canariensis), sabinas (Juniperus turbinata) y una gran variedad de árboles y arbustos leñosos, con suculentos frutos. Con la llegadas de los primeros pobladores estos densos bosques fueron talados y sus tierras trasformadas en zonas de cultivos o asentamientos de población. Hoy en día existen escasos bosques termófilos en las islas, sobreviviendo las mejores representaciones en Tenerife y el norte de Gran Canaria. Son estos lugares idóneos para la observación de paseriformes, como la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), el mosquitero canario y el canario (Serinus canaria), pariente silvestre de los canarios de jaula, endémico de las islas de Azores, Madeira y Canarias.

Las islas más altas y montañosas se encuentran azotadas en sus vertientes norte por los vientos alisios, en estas húmedas altitudes aparecen densos bosques de lauráceas con aspecto de selva subtropical. El Parque Nacional de Garajonay en La Gomera, los parques rurales de Teno y Anaga en Tenerife y las cumbres de los municipios de San Andrés y Sauces y Barlovento en La Palma son algunas de las mejores representaciones de los bosques de laurisilva, hábitat de especies singulares y amenazadas como la paloma rabiche y la paloma turqué. Además de varias especies de paseriformes como el endémico reyezuelo de Tenerife y el pinzón vulgar (Fringilla coelebs).

El Teide desde las cumbres del Parque Nacional de Garajonay en la isla de La Gomera.

Las laderas de las vertientes sur, más áridas, y las cumbres superiores a los mil metros son dominio de los bosques de pino canario (Pinus canarienisis), conífera exclusiva de Canarias, que ha evolucionado adaptando su corteza al fuego ocasionado por los volcanes en el pasado y por los descuidos humanos en la actualidad. El pinar es un hábitat extremo donde sobreviven una pocas especies muy adaptadas a los fríos inviernos y abrasadores veranos, varias especies de plantas e invertebrados únicos de estos lugares, son la fuente de alimentación de aves tan raras como el pinzón azul o las dos subespecies de pico picapinos (Dendrocopus major), que viven en lugares como el Parque Natural de la Corona forestal de Tenerife y los montes de Pajonales, Inagua y Pilancones en Gran Canaria.

Pico picapinos en los bosques de pino canario de la isla de Tenerife.

Tan sólo en Tenerife, en el Parque Nacional de Teide y el de la Caldera de Taburiente en La Palma, se alcanzan cotas superiores a los 2000 metros. Estos lugares son poblados por retamares y codesares, que tienen su efímero esplendor a final de la primavera, fechas en las que el duro clima les permite florecer y llamar la atención de los escasos pobladores alados, y que a su vez constituyen el alimento de grandes bandos de vencejos unicolores (Apus unicolor).

Mención aparte merecen algunas rapaces que habitan las islas, especies como el guincho o águila pesadora (Pandion halietus), sobreviven ante la presión de la industria turística, en sus últimos refugios de las zonas acantiladas de Tenerife, La Gomera y el archipiélago Chinijo; o el raro y enigmático halcón de eleonora (Falco eleonorae) que permanece en las islas durante el periodo estival, de mayo a septiembre, fechas en la que sincroniza su reproducción con la llegada del flujo de aves migratorias.

Cernícalo vulgar en cazando cigarrones en los llanos de Nisdafe, islas de El Hierro.

Un lugar de descanso para cientos de aves

Cada invierno llegan hasta las islas miles de aves en busca de un lugar de descanso en su largo viaje entre las gélidas tierras del norte de Europa y el África tropical. Este fenómeno es mucho más marcado en las islas de Lanzarote y Fuerteventura y sus islotes cercanos, debido principalmente a la cercanía del continente africano.

El periodo de migración prenupcial es mucho más amplio en el tiempo y más rico en diversidad de especies. Además suele estar marcados por importantes episodios de llegadas masivas de aves acompañados de fuertes vientos de componente este o sureste. Destacan por su abundancia las ardeidas, golondrinas, aviones, abejarucos, silvidos y papamoscas. Sin embargo el periodo postnupcial, es menos rico en especies terrestres, teniendo mayor representación las limícolas, los patos y las aves marinas.

Algunas aves migratorias provenientes del gran norte, como el chorlito gris (Pluvialis squatarola), el chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), el zarapito trinador (Numenius phaeopus) y el vuelvepiedras (Arenaria interpres), suelen pasar el invierno en las zonas costeras de las islas, especialmente en bajíos y saladares de las islas orientales, donde en ocasiones se pueden observar importantes concentraciones.

Chorlitejo grande en las costas de la isla de Fuerteventura durante el paso migratorio prenupcial

La estratégica situación del Archipiélago, a medio camino entre Europa, África y América lo convierte durante los meses otoñales en un lugar excelente para la observación de aves raras de origen neártico, pudiéndose observar algunos años ejemplares solitarios de aves como el porrón de collar (Aythya collaris), silbón americano (Anas americana), cerceta aliazul (Anas discors), correlimos culiblanco (Calidris fusicollis), correlimos pectoral (Calidris melanotos), correlimos semipalmeado (Calidris pusilla), gaviota de Delaware (Larus delawarensis), y hasta alrededor de medio centenar de especies. Las aves occidentales pueden aparecer con frecuencia en las zonas costeras del sur de La Palma, Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote.

Durante los inviernos también pueden llegar a estos mismo lugares rarezas de origen afrotropical, como el calamoncillo africano (Porphyrula alleni) o el piquero pardo (Sula leucogaster). Mientras que las rerazas de origen asiático, menos frecuentes, como la lavandera cetrina (Motacila citreola) y el cernícalo patirrojo (Falco vespertinus), pueden aparecer durante los meses primaverales, coincidiendo con el paso migratorio de aves transaharianas.

Correlimos pectoral, ave de origen norteamericano que ha sido observada en diversas ocasiones en las islas Canarias.

Planificando el viaje

Es recomendable preparar un recorrido de entorno a 10 días que incluya las islas de Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife y La Gomera, con el fin de garantizar la observación de todas aquellas especies de interés. Las mejores fechas para visitar las islas son los meses de mayo y junio, aunque si se esta interesado en la observación de aves raras accidentales, será mejor visitar las islas durante los meses de octubre o noviembre.

Las islas poseen vuelos directos diarios con un importante número de ciudades europeas y africanas, además de una amplia oferta de vuelos interinsulares, que conectan todo el Archipiélago, sin embargo los desplazamientos en barco son mucho más escasos.

Estando ya en las islas las mejores opciones son desplazarse en avión entre Tenerife y Fuerteventura, usando las compañías locales, y navegar entre Tenerife y La Gomera o Fuerteventura y Lanzarote en algunos de los ferrys lentos de la Naviera Armas, con el fin de garantizar la observación de pardelas, petreles y paiños.

La Rosa de Los Negrines con la montaña de Tindaya al fondo, unos de los mejores lugares de Fuerteventura para observar aves.

El transporte público terrestre se limita principalmente a autobuses y taxis, suele ser caro y bastante deficiente, y con dificultad podrás llegar a los mejores lugares para observar aves, por lo que es recomendable alquilar un turismo o planificar muy bien los itinerarios a pie con los horarios de autobuses.

En todas las islas pueden encontrar una amplia y variada oferta alojativa que va desde albergues para senderistas hasta lujosos hoteles de cincos estrellas. Es muy recomendable el alojarse en algunas de las casas rurales que puedes encontrar en las zonas agrícolas de las medianías de las islas, donde existe una gran diversidad de precios y servicios complementarios que van desde paseo a caballo, buceo, rutas a pie, parapente, etc… Además de este modo contribuyes a la dinamización de las economías locales y potencias la implantación de un modelo turístico más respetuoso con el entorno.

Canarias además posee una rica gastronomía que cautivará nuestro paladar, con carnes de conejo y cabra en salsa, cerdo y pollo asados a la leña y pescados frescos preparados de infinidad de formas, acompañados de papas arrugadas, de variedades únicas de las islas y frutas de origen tropical. Esta rica variedad de platos se recomienda acompañar de los excelentes vinos locales, entre los que destacan los de la isla de Tenerife, reconocidos internacionalmente.

En los últimos años las islas han comenzado a experimentar una reconversión de su oferta turística, potenciando el contacto con la naturaleza y el disfrute del medio ambiente. De este modo han parecido una importante cantidad de empresas a lo largo de todas las islas, especializadas en senderismo, observación de cetáceos, astronomía y más recientemente birdwatching, que pueden facilitar tu visita a las que han llegado a ser denominadas “Las Galápagos europeas”.

Alcaudón meridional sobre retamas en el Parque Nacional del Teide, Tenerife.

10 lugares que no te puedes perder si eres un turista ornitológico.

  1. Llanos de Famara (Lanzarote).
  2. Salinas del Janubio (Lanzarote).
  3. Barranco de La Torre (Fuerteventura).
  4. Parque Natural de Jandia (Fuerteventura).
  5. Pinares de Inagua (Gran Canaria).
  6. Parque Rural de Teno (Tenerife).
  7. Pinares de La Orotava (Tenerife).
  8. Parque Nacional de Garajonay (La Gomera).
  9. Barranco de Los Tilos (La Palma).
  10. Mencafete (El Hierro).

 Más información sobres aves y observación de aves en las islas Canarias en  http://blog.birdingcanarias.com

Tarro canelo, una de las nuevas especies de aves nidificantes en Canarias que ha llegado desde continente africano.

 

 

Artículos relacionados

Share on Facebook190Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0

2 Comments

  1. Yoli.

    Gracias. Por fin sé que mi jardín se está llenando de cernícalos. Sin embargo no he conseguido averiguar qué son unos de cuello muy largo de color rosa palo que llevan viniendo intermitentemente. Siempre en pareja, muy elegantes.

  2. Jose manuel

    Muy bueno compañero. Yo ya he ido en dos ocasiones y te aseguro que volveremos. Para mí, Lanzarote ha sido de las que más me ha gustado, aunque no las he visitado todas. Y en el trayecto Tenerife- la gomera tuvimos la enorme suerte de cruzarnos con un pechialbo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *