El Parque Nacional de El Teide a pie

El parque nacional de El Teide es visitado cada año por más de cuatro millones de turistas, la mayor parte de estas personas suelen ir a los mismos lugares y aproximadamente en las mismas horas. Los Roque de García, la estación del teleférico, El Portillo y el mirador del Tabonal Negro concentran una parte importante de los visitantes, pero el parque nacional es mucho más, esconde miles de rincones y secretos alejados de la carretera por donde transitan los coches y guaguas que suben cada día hasta el techo de las islas y España.

El Parque Nacional del Teide es el primero que se declaró en las Islas Canarias. Este hecho no resulta extraño a cualquier persona que lo visite y se vea inmersa en un paisaje volcánico sobrecogedor, hogar de una gran cantidad de especies animales y vegetales que, sorprendentemente, han decidido instalar aquí su morada y que en muchas ocasiones, para la perplejidad de científicos y visitantes, no es posible encontrarlas en ningún otro lugar del mundo.

La mejor época para visitar el Teide y su entorno es a finales de la primavera, en los meses de mayo y junio. Este es el momento en el que se produce la floración, todo un acontecimiento natural. 

 

El afamado naturalista alemán Alexander Von Humboldt, durante su ascensión al Teide en junio de 1799, pudo disfrutar de las últimas pinceladas de uno de los espectáculos florísticos más bellos que tienen lugar en las islas, la floración en Las Cañadas del Teide, la aparición anual de miles de plantas en flor con llamativos colores que contrastan con el aparente inerte paisaje de las rocas volcánicas. La mayor parte de las plantas de este lugar muestran flores de colores muy llamativos como amarillos, rojos, violetas, blancos, etc. con el principal fin de llamar la atención de un importante ejército de abejas, moscas, mosquitos, mariposas, polillas y otros invertebrados que actúan como polinizadores.

 

Conocer el parque del Teide a pie, descubrir su flora, fauna, geología e historia es una experiencia más que recomendable.

 

El Teide posee una amplia red de senderos, con algo más de 40 posibilidades que pueden ser conectadas entre ellas en función de la época del año, tus necesidades y condición física.

El sendero más popular es la ascensión al pico Teide, subir a pie hasta el techo de la isla y el pico más alto de España. Una ruta de alta montaña no apta para todos. Es muy importante planificar bien, estar preparado físicamente y disponer de equipamiento adecuado. Además, es necesario consultar la meteorología e informarte en las oficinas del parque del estado de los caminos y necesidades de permisos.

Lo ideal es salir de Montaña Blanca cuando comience la tarde, pasar la noche en el refugio de Altavista (Es importante reservar plaza en el Refugio de Altavista para poder dormir en sus instalaciones.). Tres horas antes del amanecer debes continuar ascendiendo hasta La Rambleta, para desde allí hacer cumbre tras valorar las cambiantes condiciones meteorológicas. El descenso se hace por la misma ruta, aunque existe la posibilidad de bajar en teleférico.

Mi sendero preferido sin lugar a duda es subir hasta el Alto de Guajara, desde la cumbre de esta emblemática montaña de la comunidad de montañeros de las islas, se puede disfrutar de una de las vistas más espectaculares del Teide. Lo ideas es hacer un sendero circular que parte desde el Parador Nacional, trascurre durante unos dos kilómetros por la pista de Siete Cañadas y sube hasta la degollada de Guajara por la vertiente norte, hacer cumbre en los 2718 metros para contemplar desde allí al impresionante Teide y descender de nuevo hacia el Parador por la vertiente sur. Este sendero se puede realizar a lo largo de todo el año, aunque es especialmente bonito en invierno, siempre y cuando no este nevado.

 

Para las personas con problema de movilidad o con poco tiempo, una opción para descubrir el parque es recorrer el jardín botánico del centro de visitantes de El Portillo. Un lugar ideal para amantes de la flora y fauna y fotógrafos de la naturaleza. En un corto espacio de tiempo puedes hacerte una rápida idea de lo que puedes encontrar en su red de senderos y descubrir algunos de los secretos de este espacio natural.

Durante las noches de verano también se pueden realizar senderimos en el Parque, varias empresas de turismo activo ofrecen rutas durante las noches de luna llena o combinándolas con actividades de astroturismo en Siete Cañadas o en los senderos circulares de Los Roques de García y en Montaña Samara. Otros senderos muy recomendables son los de El Portillo a La Fortaleza por la Cañada del Guanchero, Los Roques del Cedro o la ascensión a Pico Viejo.

Además, existe una oferta de rutas guiadas para público en general: el servicio de interpretación del Parque Nacional, de carácter gratuito, ofrece la posibilidad de realizar las siguientes rutas guiadas: Roque del Peral (2 horas), La Fortaleza (3 horas y media), Arenas Negras (2 horas), Risco Verde (3 horas), Jardín del Centro de Visitantes (30 a 45 minutos) y Los Roques de García (2 horas y media). Para ello es necesario contactar previamente con las oficinas del Parque Nacional (Tfno: 922 922 371).

No debemos olvidar que cuando andamos por los senderos del parque debemos cumplir las normas y consejos que aparecen en los numerosos carteles informativos e indicativos y sobretodo no salirnos de los caminos, pistas o senderos. El Teide es un lugar muy sensible que alberga especies de plantas y animales únicas en el planeta, una flora y fauna que no encontramos en libertad en ningún otro lugar del mundo, son autenticas joyas de este rincón, inigualables e irrepetibles.

Información de interés: 

Consejos para un viaje sostenible

Teleférico del Teide y otros. Volcano Teide.

Artículos relacionados

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *