Estampas viajeras: Cultivos de té en Malasia

Antes de ir a Malasia nunca pensé que el té era un árbol, siempre imagine un arbusto de mediano tamaño con hojas oscuras que recolectaban señoras vestidas con ropas de colores y cestas de mimbre a la espalda. Un pensamiento tal vez motivado por la imagen de documentales y reportajes fotográfico en revistas de viaje.

Cuando llegamos a Cameron Highlands llovía, y cuando nos fuimos aun llovía, a pesar de ello nos pusimos los chubasqueros y visitamos este pintoresco y curioso valle del centro norte de Malasia. Llegamos aquí con dos objetivos, andar por algunos de los numerosos senderos que salen de los dos pueblos de aspecto británico que se encuentran en el fondo del valle, y conocer los afamados cultivos de té.

Algunas de las zonas montañosas de Malasia albergan amplias laderas perfectamente modeladas cubiertas de cultivos de té, ese té que luego consumimos en nuestras casas dentro de saquitos de fibra. Contratamos una excursión con un guía local que nos llevo a conocer como se cultiva el té, su tratamiento y secado antes de llegar a nuestras tazas. Me sorprendió ver como el té realmente es un árbol que han ido podando durante decenas de años, casi cientos, como si fuera un bonsai. Miles de arboles perfectamente alineados como si de una masa uniforme se tratara, rota por pasillos paralelos por donde circulan hombres y mujeres que cuidan y miman cada una de sus hojas. Otras manos se encargan de coger los brotes para convertirlos en infusión y disfrutar de sus sabores.

Cameron Highlands es una de las zonas montañosas de obligada parada para todos aquellos que nos gusta el senderismo, la observación de la naturaleza y el mundo rural. El entorno de este valle está cubierto por un antiguo bosque húmedo, una jungla que bebe de las nubes. Un lugar increíble para observar aves, plantas tropicales y andar por el bosque con los sentidos en alerta.

Si decides viajar por el sureste asiático para observar vida silvestre, Malasia es un destino que no te puedes perder, no es de los países más baratos de la región, pero la oferta es muy amplia y la posibilidades de observar un importante numero de especies nuevas es bastante alta. Nosotros estuvimos solo una semana. Me quede con ganas de estar algo más de tiempo.

 

Lugar: Cultivos de té en Cameron Highlands. Malasia. Marzo 2017.

Foto: Nikon Coolpix P900

Estampas Viajeras, es una serie de imágenes que he ido realizando a lo largo de mis viajes en busca de destinos naturales, las suelo publicar acompañadas de textos descriptivos y pequeñas reflexiones sobre cada uno de estos lugares. Espero que te gusten tanto como a mi.

Artículos relacionados

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *