Estampas viajeras: Parque Nacional de Khinniffis

Cuando viajas en coche a lo largo de la carretera que une Laayoune con Agadir, a algo más de una hora de Tarfaya descubres una de esas Estampas Viajeras que nunca olvidas. Encuentras un lugar donde la vista sobre el desierto se rompe por la presencia de una gigantesca laguna costera. Un mar azul adentra sus aguas en el amarillento desierto. Un lugar único donde confluyen las arenas del Sáhara con el océano Atlántico, un auténtico paraíso para las más de 25.000 aves migratorias que llegan cada invierno desde el lejano norte: Aves que llegan huyendo del frío y la oscuridad del invierno. Flamencos, correlimos, gaviotas, charranes, patos, agujas, zarapitos, vuelvepiedras, andarrios, ostreros, no paran de revolotear de un lugar a otro en busca de alimento.

El viejo Hassan no para de seguir los charranes con la mirada. Las aves le dirán donde se encuentra el pescado, de la misma forma que los buscaba su padre, cuando trabajaba para los españoles en la vieja colonia sahariana.

Navegar en sus aguas a bordo de una barca de pescadores tradicionales te permitirá ver de cerca las aves, pero sobretodo disfrutar de un paisaje único e irrepetible. En su interior las explotaciones salineras enrojecen el paisaje, dándole un aspecto aun más espectacular, convirtiéndolo en uno de los lugares más bellos de la región.

Lugar: Parque Nacional de Khinniffis, Sáhara Atlántico Marroquí. Marruecos. Enero 2014.

Foto: Nikon 7100 con objetivo Nikon 80 – 400 mm.

Estampas Viajeras, es una serie de imágenes que he ido realizando a lo largo de mis viajes en busca de destinos naturales, las suelo publicar acompañadas de textos descriptivos y pequeñas reflexiones sobre cada uno de estos lugares. Espero que te gusten tanto como a mi.

Artículos relacionados

Share on Facebook38Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *