Islomanía

Hoy pienso en la palabra “isla”.

Según la RAE, proviene del Latín “ínsula” y significa: “Porción de tierra rodeada de agua por todas partes”.

Nadie me preguntó en su momento ¿dónde quieres nacer? ni ¿dónde quieres vivir?, pero me tocó nacer y vivir en una isla, Tenerife. Desde niño en mi imaginación siempre hubo una isla, las islas Salvajes. Mi primer viaje por trabajo fue a una isla, Madeira.Cumplí un sueño naturalístico viajando a una isla, Borneo. Visité durante mucho tiempo a un viejo a amor en una isla, Irlanda. Volví a enamórame en otra isla, Java. Cuando me separé huí a una isla, Ibiza. Me dió vergüenza de mi especie en una isla, Goré. Me encontré a mi mismo en una isla, Boa Vista….

La islas no solo han marcado mi vida sino mis pensamientos. Shackelton y la isla Elefante; Heminguey y la isla de Cuba; Robinson Crusoe y las islas de Juan Fernández; Charles Darwin y las islas Galápagos; Napoleón y la isla de Santa Elena.

Las islas para mi han sido lugar de encierro y lugar de libertad viajera. Una vez escuché al poeta y amigo Melchor López hablar del concepto “Islomaníaco”, una enfermedad que decía sufrir, ya que las islas le resultan irresistibles. Así, el famoso escritor de viajes Thurston Clarke también ha estado obsesionado con las islas durante mucho tiempo, una tracción que él llama ‘islomanía’, llegando a afirmar que las islas son más liberadoras que limitantes, más contemplativas que solitarias, más santas que bárbaras…

Es probable que yo también sufra en parte esa enfermedad, las islas despiertan en mi un sentimiento especial, una atracción que me ha llevado a cometer algunas chaladuras.

 

Artículos relacionados

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *