Parque Nacional de las islas de la Madeleine

Las islas de la Madeleine, unas pequeñas Galapagos africanas en la costa de Senegal.

A unos pocos kilómetros de la transitada avenida marítima de Dakar, se encuentra un autentico paraíso natural, un lugar desconocido para buena parte de los viajeros e ignorado por los habitantes de esta vertiginosa y moderna urbe africana, son las islas de la Madeleine.

Sin lugar a dudas el Parque Nacional de las islas de la Madeleine puede ser considerado como las Galápagos senegalesas. En sus acantilados marinos se ubican colonias de cría de cormoranes, piqueros, charranes y rabijuncos, sus aguas son frecuentadas por ballenas y delfines y en lo alto de sus laderas sobreviven longevos baobabs.  Todo un paraíso para la biodiversidad africana y un deleite para los escasos visitantes que se aventuran a llegar hasta aquí.

Las islas de la Madeleine forman parte del conjunto de islotesque rodean la Punta de Cabo Verde, lugar donde se encuentra ubicada la gran ciudad de Dakar. La más famosa de estas islas es la isla de Gore, antiguo puerto de embarque y mercado de esclavos negros que partían desde aquí hasta las nuevas tierras de América. Los islotes de Yoff y de N’gor, situados al norte de Madeleine, también forman parte de este conjunto de islotes.

Fue declaradareserva ornitológica en el año 1949 y posteriormente en el año 1976 Parque Nacional, tiene una superficie de 45 hectáreas, 23 terrestres y el resto de espacio marino. El parque esta formado por la isla Madelaine y el islote de Lougnes. Posee una biodiversidad excepcional debido a su situación geográfica, el origen geológico de sus suelos y por la influencia del océano. Hasta el momento en estas pequeña islas se han citado 107 especies de plantas terrestres, más de 50 de aves, 6 reptiles y dos mamíferos terrestres, además de gran cantidad de insectos, peces y animales marinos.

La isla principal se encuentra cubierta de una pradera de gramíneas tipo herbazal de sabana, donde destacan algunos arbustos leñosos de pequeño porte y pequeñas agrupaciones de baobabs achaparrados por el viento. El más viejo de ellos se calcula que tiene una edad superior al medio siglo. En las paredes acantiladas que dan al océano se localizan lagunas plantas altamente adaptadas a la presencia de sal marina sobre sus hojas.

Su suelo de origen volcánico tiene una antigüedad de entorno a 6 millones de años, la erosión marina ha ido modelando su silueta hasta la forma actual, creando pequeñas calas y farallones de mediano tamaño donde pueden ser observadas diferentes manifestaciones geológicas propias de hidrovulcanismos, volcanes submarinos.

Estas zonas acantiladas son las preferidas por buena parte de las aves marinas que se reproducen en las islas. La más numerosa de ellas, con varios cientos de parejas reproductoras es el cormorán grande africano, un ave de gran tamaño adaptada a la pesca submarina en las aguas cercanas. Piqueros pardos, charranes embridados y rabijuncos etéreos son el resto de especies de aves marinas de aguas tropicales que encuentran en el parque un lugar ideal para reproducirse.

    

Cogujadas, milanos negros, tejedores y halcones son algunas de las otras aves que crían en las islas. Además durante los meses invernales se pueden observar chorlitejos grandes, chorlitos grises, correlimos tridáctilos, zarapitos trinadores vuelvepiedras, garcetas comunes y águilas pescadoras provenientes del norte de Europa.

En sus aguas se pueden observar con cierta frecuencias rorcuales tropicales y delfines acrobáticos. Estos últimos suelen verse nadando en pequeños grupos y realizando grandes saltos fuera del agua, mientras giran sobre su propio cuerpo. Además es habitual ver tortugas verdes y con suerte alguna tortuga boba provenientes de las cercanas colonias de cría de la costa africana y de las islas de Cabo Verde.

La isla de Madeleine desde época neolítica ha sido frecuentada por los hombres y mujeres que poblaron o visitaron la península de Cabo Verde, resto de conchas usadas como alimentos y otros utensilios han sido encontrados en diferentes puntos de la isla. Madeleine también fue conocida por los navegantes como la isla de las serpientes, aunque no por la presencia de este reptil, sino por una mala interpretación del apellido de Sarpá, correspondiente a un oficial francés que fue confinadoa la isla.

Como buena parte de los lugares aislados del planeta la isla posee su leyenda. La etnia local lébous cree que en la isla habita un espíritu protector que no quiere nada grande, ni alto, ni personas, ni arboles, ni casas en la isla. Es por ello que nadie se ha podido establecer nunca en ella y que los pocos baobabs que la pueblan no logran crecer sino unos pocos metros. Cada año los lébous se acercan a la isla para dejar ofrendas, nueces de cola y monedas en las grietas de los troncos de estos baobabs. De este modo el espíritu conocido como Ndeuk Daour les traerá salud, dinero y amor.

Visitar el Parque Nacional

Las visitas a las islas de la Madeleine se canalizan desde las oficinas y centro de visitantes del Parque Nacional, ubicado en plena avenida marítima de Dakar, en la zona de Fann Hock. En este lugar se pueden contratar rutas en barco hasta las islas y servicios guiados ofrecidos por el Parque Nacional. Los precios de los servicios están regulados y se encuentran expuesto en un tablón de anuncios.

La visita al Parque Nacional de las islas de la Madeleine aparte de suponer un rato de descanso de la imparable Dakar, es una oportunidad de descubrir uno de los islotes marinos más salvajes del oeste de África. Un autentico paraíso para las aves y la vida marina.

Con el buen amigo Oliver Yanes (www.oliveryanes.com) en las islas Madeleine en diciembre de 2018.

Otros parques nacionales de interés en Senegal:

Consejos para viajar:

Información de interés para viajar a Senegal

Artículos relacionados

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *