Estampas viajeras: Parque Nacional de Diawling, al sur de Mauritania

Al sur de Mauritania, justo donde la sabana del Sahel sucede al desierto del Sáhara se encuentra uno de los espacios naturales más desconocidos del oeste de África, el Parque Nacional de Diawling. En este rincón de la costa mauritana las aves cambian de color, las plumas marrones, negruzcas o blanquecinas de las aves presentes en ambientes desérticos, son sustituidas por otras de llamativos colores, de especies propias de ambientes más tropicales. Una señal de que estamos muy cerca del África ecuatorial y donde todo comienza a ser novedoso.

Diawling esta formado por una amplia red de canales, lagunas y lagos, cubiertos de una gran superficie de carrizos, aneas y otra vegetación acuática. Fuera de las zonas de inundación encontramos grandes bosques de taray y arboles y arbustos leñosos propios de zonas de sabana. Además las zonas con mayor influencia del océano albergan el bosque del manglar más al norte del continente africano, un hábitat de especial importancia para muchas especies de peces, crustáceos y moluscos.

El agua, la tranquilidad y el clima atrae a infinidad de especies de fauna, especialmente aves. En este lugar existen importantes colonias de flamenco enano africano, pelicanos, cormoranes, garzas reales, grandes, dimorfas y cabecinegras. Gigantescos con bandos de gorriones del Sudan y tejedores vuelan de una acacia a la otra. Abejarucos, carracas y martines pescadores asechan en cada rincón. Buitres de varias especies al hallazgo de algún cadáver. Águilas, cernícalos, gavilanes, milanos y halcones en busca de algunas presa. Entre todos ellos de un charco al otro, revolotea un importante numero de correlimos, chorlitos, zarapitos y avefrías de extraño aspecto. Todo un elenco de seres alados de diferentes orígenes, especies tropicales, del sahel, saharianas y de la lejana Europa.

Una de las aves que más me impresionó en este lugar fue el gansos pigmeo africano, que pude fotografiar con la luz de la tarde mientras nadaba de un lado a otro a pocos metros de nosotros, con los carrizos al fondo y el agua actuando como espejo. El resultado de este mágico e inolvidable momento es la foto que ilustra esta “estampa viajera”, una de mis fotos preferidas.

Aun mantengo un grato recuerdo de este lugar. Un lugar maravilloso para los observadores de aves, los fotógrafos de naturaleza y en general para los amantes de la naturaleza.

 

Lugar: Parque Nacional Diawling. Mauritania. Febrero 2015.

Foto: Nikon D7110. Objetivo Nikon 70 – 400 mm.

Más info sobre el Parque Nacional de Diawling (AQUÍ)

Estampas Viajeras, es una serie de imágenes que he ido realizando a lo largo de mis viajes en busca de destinos naturales, las suelo publicar acompañadas de textos descriptivos y pequeñas reflexiones sobre cada uno de estos lugares. Espero que te gusten tanto como a mi.

Artículos relacionados

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someoneShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *